miércoles, 16 de mayo de 2018

Aprendiendo Chamalongo. Parte 3



Existe gran confusión sobre el uso de los chamalongos, debido al celo con el que protegieron sus secretos los brujos congos que llegaron a Cuba como esclavos durante la colonia española y a la fuerte influencia yoruba que tuvieron sus descendientes criollos a la hora de rellenar las lagunas del conocimiento bantú que les dejaron sus ancestros. La mayoría de los paleros modernos emplean los chamalongos siguiendo el sistema yoruba de los cuatro trozos de coco, a través de los cuales hablan los orishas. Método que funciona bastante bien para ciertas cosas; sobre todo cuando el palero también es santero; pero que poco tiene que ver con el verdadero lenguaje de los nfumbes, que es mucho más complejo y profundo. Veamos primero ése sistema sincrético, que es muy fácil y rápido de explicar, antes de estudiar los auténticos signos congos y así evitar confusiones:

Caídas Simples

⚪️⚪️⚪️⚪️ = Respuesta afirmativa o positiva. 
⚪️⚪️⚪️⚫️ = Sí, pero no es firme o seguro. Falta algo.
⚪️⚪️⚫️⚫️ = Sí rotundo.
⚪️⚫️⚫️⚫️ = Respuesta negativa.
⚫️⚫️⚫️⚫️ = No rotundo.

Caídas con Formas
























                                    Madre de Agua 
                                                Negativo Completo
                                                         Centella Ndoki
                                                              Positivo
                                                         Centella Ndoki
                                                            Indecisión 

                                                         Centella Ndoki
                                          Lo que se sabe no se pregunta 
                                                         Centella Ndoki
                                                             Negativo

                                                              Ngurufinda
                                                              Indecisión 



Las caídas simples de este sistema funcionan muy bien con preguntas sencillas de sí o no y verdadero o falso, porque son signos abstractos que pueden ser empleados por cualquier tipo de entidad espiritual; pero las caídas con formas no son muy prácticas que digamos, ya que sus signos fueron copiados textualmente de la Ocha y los mpungus que señalan en realidad son Orishas; entidades sin equivalente exacto en el Palo Monte; a diferencia de lo que muchos religiosos piensan.

Lucero y Eléggua tienen cosas en común, pero no son la misma identidad. Lucero es el espíritu de los astros, cuyo rastro encontramos en los meteoritos que caen del cosmos; mientras que Eléggua es el éggun de un niño asesinado que se transformó en santo. El orisha es un espíritu del monte, del elemento Tierra, que habita los cruces de caminos y conoce el destino de las personas; pero Nkuyo Lucero, por el contrario, es un mpungu del elemento Aire y sí conoce y abre y cierra los caminos de la gente cómo Eléggua, es porque los ve desde el cielo. De hecho, los Nkuyo Ndundu o Luceritos que se colocan como guardianes frente a las ngangas, son fruto del sincretismo criollo entre los Eshus yoruba y los nkuyos bantúes y no existen en el Mayombe original.

Tiembla Tierra y Obbatalá se parecen en algunos aspectos, pero también son entidades muy distintas. Ambas fuerzas poseen un carácter severo y a menudo drástico y linajes de gran antigüedad y pureza ( Obbatalá ayudó a Olofin a crear el universo y desde entonces es su representante en la tierra, como jefe y juez del resto de los orishas, y Tiembla Tierra es la tremenda energía de la arcilla o materia original con la que Nsambi moldeó su Creación ), pero uno es un mpungu de Tierra que rige los terremotos y movimientos sísmicos y el otro, por el contrario, un orisha del elemento Aire, amante de la justicia, la pureza y la armonía.

Yemayá y Kalunga o Madre de Agua representan al mar, pero una es la diosa yoruba de los océanos y la otra la energía de los mares. La orisha marina habla en sus signos y dice lo que debe hacer el consultante para enderezar su vida, mientras que el mpungu del agua es una fuerza muda e irreflexiva que pueden emplear los nfumbes con diversos propósitos, cuando los chamalongos lo indican. Algo parecido sucede con Oshún y Chola Wengue, Oyá y Centella, Shangó y Nsasi, Oggún y Sarabanda y el resto de los orishas y mpungus. Unos más que otros, pero todos los mpungus poseen particularidades que los alejan de sus homólogos orishas en algún punto del camino.

Continuará...


















































































































 

No hay comentarios: